¡Por una Galifornia Silvestre!

Publicado en 16 April 2019

Cervezas Silvestres

SOMOS SILVESTRES es un proyecto en ciernes de un grupo de galifornianos amantes de la buena cerveza artesana (CERVEZAS SILVESTRES), la materia prima local y ecológica, el sentido del gusto sin prisas, el campo, la escalada, el surf...

 

Desde la Fundación Galifornia apoyamos e impulsamos la puesta en marcha de toda iniciativa o proyecto empresarial que esté ligado y comprometido con el territorio de la costa oeste peninsular Galicia-Portugal: que contribuya a fomentar el comercio justo, el progreso local, el empleo y autoempleo en la región, la prestación de servicios y venta de productos diseñados, creados, producidos y comercializados en y desde Galifornia.

Y en este contexto "made in Galifornia", encaja perfectamente el proyecto Cervezas Silvestres, que surge hace menos de 2 años tras la unión de varias micromarcas cerveceras artesanas gallegas: Vacaloura Brewing Co, Saramagal Brewery, 7Cuervos, Hortiña…

Un proyecto cervecero que pretende nutrirse de la colaboración con otros productores locales en campos afines, con la idea de crear una línea diversa de productos gallegos elaborados de manera artesanal, que incluya cerveza y alimentos: el proyecto Somos Silvestres. En definitiva: una sola marca, Cervezas Silvestres, y un sello global, Somos Silvestres, con ramificaciones en otros campos.

El pasado mes de marzo celebramos en nuestra tienda de Galifornia (Galerías Puerta Príncipe, Rúa Príncipe 16, Vigo) una cata de Cervezas Silvestres con maridaje incluido y con muy buena música ambiente en sesión vinilo. Y aprovechamos este evento para entrevistar al manager general de este proyecto, Borja Carvajal (Vacaloura), para que nos hable de esta interesantísima iniciativa artesana. 

Cervezas Silvestres

Aquí van nuestras preguntas, y sus respuestas:

 

¿Cómo, cuando y dónde nació la idea de Cervezas Silvestres?

Pues a partir de que nos unificásemos la fábrica de cerveza Saramagal y el proyecto nómada de Vacaloura, al cual yo pertenezco. Al tiempo se unieron otros proyectos cerveceros como Hortiña y 7Cuervos. Entre todos apostamos por un proyecto nuevo, común y unificado. Y así es como se nos ocurrió el concepto de Cervezas Silvestres, entre otras cosas porque la fábrica en la que trabajamos está en un entorno especial en el municipio de Barro, rodeado de bosques, y porque es un concepto artesano que encaja con la personalidad de cada uno de nosotros: a todos nos gusta el campo, las excursiones, acampar, el senderismo, la escalada, el surf, la comida natural y, por supuesto, la buena cerveza.

 

Para los no avezados, ¿nos puedes decir así por encima qué diferencia hay entre la cerveza artesana y la cerveza industrial?

La diferencia fundamental tiene que ver con los procesos de producción. Las cervezas industriales se ven obligadas a trabajar de una forma sistemática y, digamos, en parámetros de química, ya que tienen que sacar un producto completamente homogéneo: una Estrella Galicia tiene que saber igual en A Coruña que en Cádiz. Trabajan para tener mucha producción, siempre igual y homogénea, y con economía de escala (a medida que la producción crece, sus costes por unidad producida se reducen).

Por contra, nosotros los artesanos trabajamos de una forma más, como su propio nombre indica, artesanal y pasional. Buscamos aspectos más diferenciadores, buscando variedad en la gama aromática y de sabores, y tratando de sorprender un poco. Nos dirigimos a ese nicho de cerveceros que desea algo diferente y más allá de una simple cerveza de refresco.

Cervezas Silvestres

 

Además de cervezas artesanas, al parecer también tenéis en marcha una huerta para cultivar frutales y frutos rojos, ¿no?

Hay un aspecto importante en nuestro proyecto Somos Silvestres, del cual me siento yo responsable, que es la diversidad. Considero que el crecimiento en diversidad genera riqueza y da fortaleza a nivel de empresa. Aunque yo no he estudiado económicas o empresa, sí he estudiado biología, y para que un ecosistema sea sano y fuerte es clave la diversidad.

Aplicándolo a nuestro proyecto, creo que una pequeña fábrica de cerveza que pueda trabajar en relación directa con determinados bares que vendan nuestra cerveza en barril, nos permite desarrollar recetas nuevas, aprovechando que nosotros generamos una serie de residuos orgánicos que estamos compostando, de tal manera que ese compost lo podamos utilizar en la huerta para que nos de determinados frutos que luego podamos aplicar a recetas de la cerveza. Por ejemplo, últimamente se han puesto muy de moda las cervezas ácidas con toques de frutos rojos, y nosotros queremos trabajar este tipo de aspecto en la variedad de sabores.

Queremos ayudar a crear en Galicia una cultura cervecera, y eso implica conocer todos los aspectos relacionados con el proceso de producción de la cerveza, que incluye saber que el cereal o malta que estás usando para hacer la cerveza pasa por un proceso en el que primero hay que cultivar el cereal, luego hay que maltearlo, el lúpulo hay que cultivarlo, etc. Todo un proceso en el que podemos indagar y crear puestos de trabajo.

 

Entendemos que vuestro objetivo es conseguir una cerveza elaborada por completo por vosotros: cultivo de cebado, malteado, proceso… ¿Para cuándo será una realidad la primera cerveza artesana 100% gallega, con malta cultivada aquí?

La cuestión es saber el tiempo que nos va a llevar controlarlo todo bien. Este año tenemos nuestro primer cultivo de cebada de centeno, que pensamos maltear en León. Luego tenemos algo de lúpulo cultivado, y también estamos trabajando en la propagación de levaduras líquidas para que podamos adaptarlas a las condiciones de aquí, de Galicia. Es probable que este año ya salga una cerveza casi 100% gallega, aunque no podemos saber todavía como va a ser, ni que sabor final va a tener.

 

¿Cual es vuestra expectativa de que más agricultores, granjeros y productores gallegos se unan a esta economía circular y orgánica que estáis creando? 

Pues por ejemplo, el cultivo de cereal que tenemos este año lo tenemos en Curtis con un ganadero que se ha pasado al cultivo ecológico y que le ha entusiasmado nuestra idea de Somos Silvestres. Creemos necesario que no sólo aparezcan fábricas de cervezas, sino que aparezca gente que también agarre otras partes de lo que implica la elaboración de la cerveza. Sería muy interesante que naciese un proyecto de maltería en Galicia con gente amante de trabajar con el cereal, cosa que podría surgir perfectamente, porque aquí hay tradición de trabajar con molinos y con el pan.

 

¿Cómo os financiáis? ¿Contáis con algún tipo de ayuda o subvención?

De momento todas las inversiones son con capital privado nuestro. Estamos empezando a lanzar sondas con el fin de conseguir determinadas subvenciones, pero de momento toda la financiación es a través nuestra, si bien contamos con gente que está colaborando con nuestro proyecto de manera altruista, a nivel de gestión, hablar con gente, buscar contactos...

 

Además de vuestro bar Brewing Records en la calle Martin Codax de Vigo, ¿en qué otros locales podemos disfrutar de vuestras cervezas artesanas? ¿Cuáles son vuestros puntos de venta?

Compartimos otro bar en Pontevedra con otro productor de cerveza que se llama Soul Beer en la calle Isabel II. Y luego en Santiago uno de nuestros socios tiene otro bar que se llama O Bandullo do Lambón. Digamos que estos tres puntos de venta directa forman parte de nuestra propia red. Luego en Vigo también estamos en otras cervecerías y tiendas que están apostando por nuestros productos, como pueden ser La Casa de Arriba, Tinta Negra, el Café Vitruvia que ha puesto un grifo de nuestra cerveza Vacaloura. También en la Plaza de la Independencia de Vigo hay una quesería que apuesta por nuestros productos, al igual que la tienda Fonseca.

Al final es clave que todos estos locales crean en nosotros, porque nosotros no podemos competir en precio, competimos con diferenciación, con atención, con catas, eventos... Digamos que el trato cercano es nuestra prioridad.

 

Vosotros encajáis dentro de la filosofía slow food, ¿pero qué y quienes son vuestras fuentes de inspiración?

Pues nos vamos juntando de manera espontánea una serie de personas con una mentalidad bastante afín. Por ejemplo, el último que se ha sumado al proyecto es un chico de Vigo que tiene su propia cerveza que se llama Xerfa, y se unió porque coincidíamos con la idea de desaceleración, el slow food, el do it yourself, la agricultura ecológica, la vida en comunidad... Todo un concepto basado en las relaciones humanas y en el trabajo en equipo en busca del desarrollo de una economía local y circular de nuestro entorno, que yo aprendí viajando por Canadá.

 

¿Cuántas personas formáis parte del proyecto Somos Silvestres?

Que formen parte diecta, que consideremos que están dentro del proyecto, apoyando y aportando, somos unas 14 personas.

 

¿Y qué expectativas tenéis a medio y largo plazo con este proyecto?

Nuestra idea principal ahora es afianzar la cerveza y rodearla de ideas que la complementen, que por supuesto a la gente le gusten nuestras cervezas y que se sientan identificados con nuestro concepto que es el de Somos Silvestres.

Por ejemplo, estamos trabajando una línea con diferentes tipos de fermentados y haciendo pruebas, con la idea de que la cerveza pueda ir siempre acompañada de una comida especial. La huerta es una parte importante en este proyecto.

En resumidas cuentas, queremos que la empresa consiga levantar el producto principal, que es la cerveza, pero que poco a poco vayan surgiendo nuevos productos. Para mi el objetivo a largo plazo, no sé si muy ambicioso, es sacar una línea diversa de productos elaborados de manera artesanal, que incluya cerveza y alimentos.

Más artículos

0 comentarios

Introduce un comentarios

Buscar en la tienda